Niñas Suicidas

Copyright © All Rights Reserved

No os dejéis engañar. No son exactamente niños los de estos cuadros. Miradlos bien y descubriréis que son el niño que hay detrás de cada adulto, más o menos ajado, asustado, frustrado o incluso muerto.

Cada vez que recordamos al niño que fuimos y nos resulta ridículo, estúpido o ignorante, reprimimos y alejamos una parte de nosotros mismos. Pero es algo que hacemos pensando que eso nos permite madurar. ¿Pero y si madurar no fuera dejar que una parte de ti se suicide? No lo sé, lo cierto es que por todos lados se ven personas que viven por inercia, que han olvidado quienes fueron una vez o se reprimen a sí mismos. Asumen que nada puede cambiar, mejorar, que tienen que conformarse pasivamente y esto les envuelve en un velo de apatía.

Estos son mis niños suicidas, el retrato interior de las personas que se pierden a si mismas.